Minería

Los dueños de Pachón aceptaron en EEUU que pagan coimas y aclaran que los días de soborno terminaron.

Oficinas centrales de Glencore Baar

Todas las agencias de noticias relacionadas con el mundo minero dan cuenta del escandalo en el que se encuentra involucrado el gigante Glencore que en San Juan tiene la propiedad de Pachón. Es que esta semana fue acusado de pagar sobornos en la corte de Londres y en EEUU admitió que pagaba coimas.

De esta forma el comerciante de materias primas y minería Glencore busca resolver investigaciones sobre sobornos y manipulación del mercado en el Reino Unido y EE. UU., en la que se ha visto involucrada la empresa durante años.

De allí que se conoció que en febrero pasado, Glencore reservó 1500 millones de dólares para cubrir los costos de los acuerdos en los EE. UU., el Reino Unido y Brasil, a la vez que la compañía confirmó que comparecería ante un tribunal en los EE. UU. en relación con las “resoluciones propuestas” para investigar sus actividades.

Tras ese anuncio, la Oficina de Fraudes Graves (SFO, por sus siglas en inglés) del Reino Unido acusó a Glencore de siete cargos de soborno en Camerún, Guinea Ecuatorial, Costa de Marfil, Nigeria y Sudán del Sur.

Esas acusaciones incluyen que un juez de Londres apruebe sanciones separadas en una audiencia de sentencia el 21 de junio.

En EE. UU., la minera se declaró culpable de violar la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero y acordó pagar $700 millones para resolver la investigación de soborno y más de $485 millones para resolver los cargos de manipulación del mercado.

Glencore tiene los derechos de exploración en Pachón y se calcula que a fin de año presentará su evaluación financiera del proyecto sanjuanino. El año pasado dijo que en marzo presentaría el Informe de Impacto Ambiental (IIA), pero esa decisión se aplazó para el año que viene.

“Hemos cambiado”

“Glencore hoy no es la compañía que era cuando ocurrieron las prácticas inaceptables detrás de esta mala conducta”, dijo el presidente Kalidas Madhavpeddi en el comunicado que se conoció ayer.

Según las primeras investigaciones Glencore tenía “cajas registradoras” en Londres y Suiza donde salían fondos para sobornos.

“Los empleados implicados en amplias investigaciones transfronterizas de corrupción se han ido. Se implementaron nuevas medidas de seguridad, y el jefe Gary Nagle dice que es una “compañía diferente”.

Red de sobornos

Esta semana, Glencore acordó declararse culpable de una red de sobornos y cargos de manipulación de precios que se extienden desde Venezuela hasta Nigeria y Los Ángeles en acuerdos con EE. UU., Reino Unido y Brasil.

Las multas totalizarán alrededor de $1500 millones, pero hay un requisito más duradero: el acuerdo con el Departamento de Justicia de EE. UU. significa que Glencore pasará los próximos tres años bajo el escrutinio de un monitor independiente.

Es un momento crítico para la compañía fundada por Rich, quien tiene poderosas redes comerciales en todos los rincones del mundo y opera un conjunto de minas en expansión que producen algunos de los productos básicos más importantes.

El liderazgo superior de Glencore ha sido revisado en los últimos años cuando el ex director ejecutivo Ivan Glasenberg y sus lugartenientes pasaron a manos de una generación más joven, aunque muchos de los nuevos jefes también son empleados de toda la vida.

Las declaraciones de culpabilidad de Glencore también llegan en un momento en que su negocio comercial está ganando dinero como nunca antes, ya que la compañía saca provecho de los precios altísimos y la volatilidad del mercado que ha llevado el precio de sus acciones al nivel más alto en más de una década.

Ahora Nagle, quien asumió el mando el año pasado, está tratando de trazar una línea en la historia del soborno que, según un fiscal estadounidense, estaba “integrada en la cultura corporativa”.

“Estas investigaciones identificaron casos graves de mala conducta pasada en partes de nuestro negocio. Reconocemos que este es un comportamiento inaceptable y quiero volver a enfatizar que no tiene cabida en el Glencore de hoy”, dijo Nagle el martes en una carta a los empleados vista por Bloomberg News.

“Glencore es una empresa diferente hoy de lo que era cuando ocurrieron estas prácticas inaceptables”.

La compañía comenzó a principios de 2016 a eliminar gradualmente el uso de intermediarios: los agentes y negociadores que alguna vez fueron esenciales para entrar en los mercados más difíciles, pero que pueden servir como facilitadores independientes del soborno y la corrupción. Glencore también ha implementado un programa de ética y cumplimiento y dijo que divulgará sus agentes de compras y ventas de marketing.

La compañía dijo el martes que amplió su vigilancia de las comunicaciones y transacciones en su negocio petrolero y amplió la evaluación de riesgos. También dijo que estaba reforzando sus sistemas de monitoreo de terceros en todo su negocio comercial.

Sin embargo, el Departamento de Justicia dijo que muchos de los pasos de remediación siguen sin probarse, lo que requiere un monitor independiente y somete el negocio de Glencore a un nivel sin precedentes de escrutinio continuo.

El Departamento de Justicia ha utilizado monitores durante más de 20 años: pueden inspeccionar documentos, entrevistar a los empleados y realizar auditorías en el sitio, e informar tanto a la empresa como a la agencia de cumplimiento.

Glencore tampoco siempre demostró un compromiso con la cooperación total durante la investigación y “no remedió de manera oportuna y adecuada con respecto a disciplinar a ciertos empleados involucrados en la mala conducta”, según el acuerdo de culpabilidad con el Departamento de Justicia.

En documentos legales de esta semana, el Departamento de Justicia y la Comisión de Comercio de Futuros de Productos Básicos describen sobornos y corrupción de gran alcance que alcanzaron a los altos cargos de la empresa.

“Chocolates”

Los funcionarios usaron códigos como “periódicos” o “chocolates” para referirse a pagos corruptos, dicen los documentos.

Algunos de los pagos corruptos se realizaron en efectivo que se distribuyó desde las oficinas de Glencore. Para eso la compañía mantuvo una “caja” en Londres hasta aproximadamente 2011 y en Baar, Suiza, hasta aproximadamente 2016, dijo el Departamento de Justicia.

Si bien los líderes más importantes durante el tiempo que abarcan las investigaciones se han jubilado desde entonces, muchos de los nuevos jefes de departamento estaban en la empresa durante el período en el que se descubrió que tuvieron lugar los sobornos y la corrupción.

Tampoco es la primera vez que Glencore se encuentra en la mira de Washington: el fundador Rich fue acusado en 1983 en parte por comerciar petróleo con Irán sancionado, pero recibió un controvertido indulto el último día en el cargo del expresidente Bill Clinton en 2001.

En su carta a los empleados, Nagle dijo que él es personalmente responsable como director ejecutivo de incorporar los valores de la empresa y garantizar la responsabilidad.

Glencore ha tomado “amplias medidas de remediación, incluso a través de la separación o disciplina de los empleados involucrados en las irregularidades”, dijo.

Alexandra Gillies, asesora del Instituto de Gobernanza de Recursos Naturales, dijo que algunas de las reformas que Glencore había implementado eran “muy significativas”, pero pidió a Glencore que haga aún más y que sus socios comerciales lo hagan responsable.

“Aunque Glencore ha mejorado sus sistemas, los riesgos de corrupción en el comercio de productos básicos y en el sector de los minerales son increíblemente altos en este momento”, dijo. “Creo que para los socios de Glencore decir que todos estos desafíos quedaron en el pasado ignora ese contexto. Es en parte su función asegurarse de que se prevenga la corrupción en el futuro”.

MInería & Desarrollo con información de Mining.Com y Bloomberg

Deja una respuesta