_PrincipalAguaMinería

Desde la Universidad piden replantear la utilización de los acuíferos. ¿Cómo repercutirá esto en la minería?

El investigador Óscar Dölling, al frente del Programa de Gestión Integral de Cuencas Hidrográficas de la Facultad de Ingeniería de la UNSJ, alerta sobre los peligros de sobreexplotar los acuíferos de nuestras cuencas subterráneas en tiempos de extremada sequía como la que vivimos los sanjuaninos y que no tiene registro en los últimos 110 años. El tema repercute en los proyectos mineros que están en carpeta en San Juan y en las minas que hoy están en operación como Veladero y Gualcamayo.

La sobreexplotación de los acuíferos traería efectos irreversibles en nuestras cuencas subterráneas y el impacto en nuestras generaciones futuras“, señala el investigador ingeniero Óscar Dölling.

El tema del cuidado del agua y lo que se debe hacer en medio de la tremenda sequía que vive la provincia ya preocupa cada vez más a instituciones, por eso no llamó la atención de que desde el Arzobispado, a través de la Comisión de Justicia y Paz, se comience a estudiar estos temas y su impacto en todas las actividades económicas, entre ellas la minería.

Lo que preocupa a investigadores, a productores y a varios miembros del clero local es qué va a pasar con la Minería, con la llegada de nuevos emprendimientos mineros, como el de Josemaría, en Iglesia que tiene pensado extraer 350 litros por segundo de la cuenca subterránea del Río Jáchal exclusivamente de 4 pozos.

En esas reuniones quedó en claro que el debate por estos temas recién se inicia y requiere de un involucramiento de todos los sectores que se valen del agua para sus procesos: desde los regantes, las industrias, el sector energético, el turístico, las comunidades que se benefician de esos humedales, cauces y canales.

De todas formas, de esas reuniones, no tomó parte ningún representante de la actividad minera provincial.

La extremada sequía y la falta de nieve en la cordillera, está obligando a mirar bajo el suelo. Acá es donde el especialista Oscar Dölling dejó tres consejos la pasada semana:

  1. Revisar la legislación actual en materia de manejo de oferta y demanda de agua a fin de lograr un sistema de distribución de aguas más flexible que garantice a los usuarios la equidad en el acceso y disponibilidad del agua de riego.
  2. Incorporar en el Código de Aguas un Plan integral de gestión y control de la calidad del agua superficial y subterránea que tenga por objeto incorporar a corto plazo técnicas de rehuso de agua en las actividades agrícolas e industriales y el control de la basura que hoy se arroja impunemente a los canales y drenes.
  3. Realizar un inventario de acuíferos, de lagos, de glaciares, entre otros.

En ese marco contó que la Universidad junto al Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) cuenta con un completo equipo de medición de calidad de agua portátil para medir el oxígeno disuelto, sales, nitratos, pH entre otros aspectos.

El debate

Para Oscar Dölling, la gestión de los acuíferos  sanjuaninos “es un tema muy interesante y no menos preocupante. Interesante por cuanto las personas pueden verse tentadas a suplir el agua superficial faltante con agua subterránea, pero existen una serie de impedimentos y limitaciones legales, técnicas y económicas a tener en cuenta“.

Y agregó: “Técnicamente existen limitaciones en cuanto al uso de los pozos, por un lado debemos saber que estamos extrayendo agua que es posible que tenga una antigüedad de cientos o miles de años, en especial aquellas aguas más profundas superiores a 50 metros, es decir estamos usando agua que no se podrá recuperar sino hasta dentro de cientos o miles de años rompiendo completamente el balance hídrico de la cuenca“.

Por otro lado al perforar un acuífero, si no se hace con la debida precaución y las técnicas correctoras podemos comunicar napas de agua subterránea superficiales -freáticas, hoy contaminadas con nitratos y otros contaminantes- con las napas más profundas, la contaminación de las napas profundas, así como su explotación, son irrecuperables, es decir la vulnerabilidad de nuestros acuíferos es enorme”, indicó.

Irremediable

“Este escenario, con nula recarga de acuíferos por falta de agua superficial y una extracción excesiva de agua subterránea nos llevaría en poco tiempo a la sobreexplotación con efectos irreversibles en nuestras cuencas subterráneas y el impacto en nuestras generaciones futuras”, aseguró Dölling.

Así planteado, “el fortalecimiento del control sobre los acuíferos, tanto en calidad de agua como en su sobreexplotación, deberá tenerse como un objetivo prioritario para las autoridades del agua en la provincia”, indicó el investigador agregando:

“Supongamos que queremos suplir los 1.000 hm3 que el río San Juan no nos está entregando superficialmente, entonces en unos 30 años habremos eliminado de la cuenca subterránea unos 30 mil hm3, un vaciamiento irremediable y con consecuencias catastróficas incluso para la misma calidad de las aguas subterráneas por descenso de las manchas de nitratos que hoy están más superficiales”.

Suplemento Verde Diario de Cuyo/Minería y Desarrollo

Deja una respuesta