Minería

El cobre debe llegar a US$12.000 para incentivar inversiones, según BlackRock

El cobre tiene que llegar a US$12.000 la tonelada —un aumento del 20% desde el máximo de esta semana— para incentivar inversiones a gran escala en nuevas minas, señaló Olivia Markham, que coadministra el BlackRock World Mining Fund.

El precio del metal alcanzó un máximo de dos años cerca de los US$10.000, pero Markham sostiene que se necesitan más aumentos para alentar a las mineras a aprobar proyectos necesarios para evitar grandes déficits durante la transición energética.

“Cuando miro el precio actual, creo que está muy por debajo de los niveles de precios que necesitamos para incentivar nueva producción”, dijo Markham el miércoles en una entrevista.

“Estructuralmente, necesitamos más unidades de cobre, y actualmente no veo que lleguen esos grandes bloques de nueva oferta”.

BlackRock ha sido una de las voces más alcistas en el mercado del cobre durante años, y gradualmente ese sentimiento está resonando en toda la industria en momentos en que los compradores enfrentan una escasez sin precedentes de mineral extraído.

La demanda ha sido alarmantemente baja en China este año, pero ha surgido un amplio consenso de que el empeoramiento de la escasez de oferta minera puede impactar los precios.

¿El comienzo de una carrera alcista?

Las proyecciones de Markham se basan en un análisis de los crecientes costos en que han incurrido recientemente las empresas mineras en la construcción de proyectos de cobre, con un gasto promedio de alrededor de US$30.000 por cada tonelada de capacidad de producción.

Para una mina que produce 300.000 toneladas al año, el precio aproximado sería de US$9.000 millones.

El análisis de los precios de los incentivos indica que las empresas mineras necesitarían el cobre a US$12.000 para obtener un retorno después de impuestos del 15% en futuras inversiones, afirmó.

Por debajo de esa cifra, se mostrarían reticentes a seguir adelante.

La escasez de cobre extraído este año, unida a los signos de mejora de la confianza de los fabricantes, ha llevado a algunos a preguntarse si estamos ante el comienzo de una carrera alcista que podría llevar al metal a batir récords de precios.

Junto con las señales de mejora del sentimiento manufacturero, la escasez de cobre extraído que surgió este año ha llevado a algunos a preguntarse si ahora es el comienzo de una carrera alcista que podría hacer que el metal rompa récords de precios.

Minería & Desarrollo | Perfil

Deja una respuesta