Minería

Con Los Azules, Pachón y Josemaría, Argentina quiere ser líder mundial de cobre

Proyecto El Pachón en Calingasta.

Un extenso informe publicado por la agencia de noticias Reuters destaca el aporte que harán los proyectos sanjuaninos de cobre cuando se exploten para posicionar al país como uno de los productores del metal rojo a nivel mundial.

El informe completo:

Argentina, más conocida por su Malbec que por su minería, tiene la vista puesta en convertirse en uno de los diez principales productores de cobre para 2030, con una postura favorable a los inversores que atrae a jugadores globales como Glencore y Lundin Mining hasta su norte montañoso.

El país sudamericano tiene una cartera de proyectos de cobre que podría producir 793.000 toneladas al año para fines de la década, según muestran los pronósticos del gobierno, muy por debajo del vecino productor número uno, Chile, pero cerca de grandes actores como Australia y Zambia.

Si bien es un objetivo elevado, Argentina no produce cobre actualmente después de que su última mina en funcionamiento cerró en 2018, podría posicionar al país como un nuevo proveedor importante a medida que aumenta la demanda mundial del metal a lo largo de un impulso de electrificación global.

Liderando el camino está el proyecto Josemaría de Lundin Mining en el norte de la provincia de San Juan, con el objetivo de producir más de 130.000 toneladas al año y que se encuentra en una fase previa a la construcción.

Detrás de eso en la cola están El Pachón de $4.5 mil millones de Glencore; MARA, propiedad de Yamana Gold Inc , Glencore y Newmont Corp  ; Taca Taca de First Quantum Minerals Ltd y Los Azules de McEwen Mining.

Con Pachón, Altar y Los Azules podemos sumar un inmenso potencial en términos de cobre que el mundo está demandando para la transformación energética que ya está en marcha”, dijo Carlos Astudillo, ministro de Minería de la clave provincia cuprífera de San Juan.

Gráficos de Reuters

Reducción de la brecha de la demanda

San Juan alberga cinco de los ocho principales proyectos de cobre de Argentina que tienen un gasto de capital total de $22 mil millones, según muestra un informe reciente del gobierno. Tres más están en Mendoza, Catamarca y Salta, todos cerca de la frontera noroccidental andina con Chile.

Josemaría, dijo Astudillo a Reuters, tenía aprobada su declaración de impacto ambiental; Los Azules había presentado su informe de impacto y El Pachón, una mina paralizada desde hacía mucho tiempo, avanzaba hacia la producción con apoyo político regional para el proyecto.

“(Existe) un potencial increíble que podría convertir al país en un actor clave para cerrar la brecha entre la producción actual y la demanda futura de cobre en la transición de energía limpia”, dijo Carolina Laumann, gerente de comunicaciones de Josemaría.

La mina apunta a terminar una revisión de ingeniería, permisos clave y acuerdos de infraestructura este año, dijo, y pasar a una etapa de financiamiento. Una vez que comience la construcción, podrían pasar de 4 a 5 años hasta la producción, dijo. El objetivo había sido producir en 2026.

Argentina tiene unas reservas estimadas de 65 millones de toneladas de cobre, según un informe del gobierno de 2022, alrededor del 3% del total mundial. Eso se compara con el productor número 2 del mundo, Perú, con una participación del 9% y el distante líder, Chile, con casi un tercio.

Gráficos de Reuters

Demanda de vehículos eléctricos

Sin duda, Argentina está luchando contra una crisis económica con escasas reservas de divisas, inflación superior al 100% y estrictos controles de capital que hacen que los negocios sean complejos. Pero la necesidad de crecimiento ha agregado impulso a sectores como la minería y la energía.

El país ya es uno de los principales productores de litio del mundo, y los funcionarios ven a la minería como un fuerte empleador potencial y un futuro impulsor de las exportaciones, lo que podría ayudar al país endeudado a traer las divisas fuertes que tanto necesita.

Víctor Delbuono, economista minero de la Fundación Fundar que trabajó con el gobierno en su último informe minero, dijo que Argentina había construido una sólida cartera de proyectos de cobre y lo había hecho bien atrayendo inversiones en los últimos años.

Sin embargo, agregó que el país todavía necesitaba mejorar su complejo mercado de divisas y afinar su sistema fiscal para el sector para ayudar a garantizar un fuerte desarrollo minero hasta 2030.

Franco Mignacco, presidente de la Cámara Argentina de Empresarios Mineros (CAEM), dijo que el auge mundial de los vehículos eléctricos sería un factor clave. El fabricante de automóviles Stellantis (STLAM.MI) realizó una inversión de $155 millones a principios de este año en Los Azules.

“Los proyectos que tenemos son de importancia y relevancia mundial porque se estima que la demanda de cobre de aquí al 2050 podría multiplicarse”, dijo. Se pronostica que la demanda de cobre se duplicará a 50 millones de toneladas para 2050 desde los niveles de 2020.

“Se necesitarán los proyectos que tenemos y muchos más”.

Gráficos de Reuters Gráficos de Reuters

Deja una respuesta