Minería

Conflicto en Perú amenaza a la industria minera: incendios, bloqueos y detención de actividades

Se viven días agitados en Perú tras la destitución del presidente Pedro Castillo. Las protestas han ganado las calles y la minería es centro de ataques. El campamento en la mina de cobre Antapaccay de Glencore en el sur de Perú fue destrozado y hubo amenazas de apoderarse de la mina Las Bambas.

Según medios locales , el hecho en la mina de Glencore se produjo la mañana del viernes cuando los manifestantes irrumpieron en la planta de agua del lugar e incendiaron las instalaciones. La planta proporciona agua potable a más de 6.000 personas en las comunidades cercanas.

La prensa peruana señaló que la empresa denunció el incidente a la policía y pidió mayores medidas de seguridad en los alrededores de Antapaccay, pero sus reclamos no fueron escuchados. La mayoría de los policías nacionales se han desplegado en las ciudades de Puno, Juliaca y Cusco mientras el gobierno intenta contener las protestas que surgen en diferentes áreas.

Ante esta respuesta, Glencore emitió un comunicado indicando que la gerencia decidió evacuar a la mayoría de las 2.400 personas que se encontraban en el campamento minero, entre personal y trabajadores contratados. Solo el personal esencial necesario para mantener las operaciones básicas en marcha permanecerá en el sitio.

El ataque del viernes no fue el primero de su tipo.

Glencore informó que el mediodía del jueves, delincuentes ingresaron por la fuerza a Antapaccay, quemaron dos vehículos y destrozaron los alojamientos utilizados por los trabajadores nocturnos.

El presidente de las 11 comunidades indígenas del área de influencia de Anttapacay, Flavio Huanqque, dijo al diario La República que ninguna de sus comunidades participó en ninguno de los ataques.

Estas y otras manifestaciones que tienen lugar en todo el país andino representan un desafío para la nueva presidenta Dina Boluarte, en su intento de restaurar la calma después de la destitución del expresidente Pedro Castillo a fines del año pasado.

Las Bambas

Debido a esto, la mina de cobre Las Bambas de MMG Ltd. paralizó sus actividades. La decisión de detener el trabajo en la mina fue tomada por la empresa para proteger a los trabajadores de la violencia mientras se bloqueaban las carreteras y continuaban las protestas por la destitución del presidente izquierdista Pedro Castillo el mes pasado, dijo Erick Ramos Luna, líder sindical de Las Bambas de MMG.

Las actividades mineras en Perú, el segundo mayor productor de cobre del mundo, se han visto afectadas por la escasez de materiales debido a los disturbios en la mina de Antapaccay , operada por Glencore. Un líder local había amenazado con apoderarse de la mina Las Bambas, lo que provocó medidas de seguridad, agregó Ramos.

“Es muy probable que las actividades generales se detengan la próxima semana”, dijo.

Las Bambas detuvo el transporte de concentrado de cobre en medio de protestas más amplias en las regiones andinas alrededor de la enorme mina de propiedad china.

Minería & Desarrollo con información de Bloomberg, Mining.com y medios peruanos.

Deja una respuesta