Minería

Canadá blinda a sus empresas mineras y pone trabas para comprarlas o asociarse con otras extranjeras

El gobierno canadiense bloquea la compra de empresas mineras de su país

Canadá está dificultando que empresas extranjeras adquieran sus mayores compañías mineras, en medio de una ola de fusiones o adquisiciones que caracterizan en este momento a la industria global.

En un informe que divulgó Mining.Com destacó que el gobierno canadiense solo aprobará adquisiciones extranjeras de grandes compañías mineras canadienses involucradas en la producción de minerales críticos “en las circunstancias más excepcionales”, según las últimas directrices del ministro de Industria, Francois-Philippe Champagne.

La directiva emitida el jueves es parte de un esfuerzo radical del gobierno del primer ministro Justin Trudeau para proteger el sector de minerales críticos de Canadá y los intereses de seguridad nacional.

La medida parece proteger a las empresas canadienses de las adquisiciones en un momento en que las mayores empresas mineras del mundo están a la caza de metales que apuntalen la transición global para abandonar los combustibles fósiles.

Gigantes del sector como Glencore Plc, BHP Group Ltd. y Rio Tinto Plc han buscado aumentar la exposición a metales como el cobre, a medida que vuelve el apetito por grandes acuerdos transformadores en toda la industria. Las empresas mineras canadienses, a su vez, se han convertido en objetivos atractivos.

Teck Resources Ltd. pasó gran parte del año pasado defendiéndose del intento de adquisición de Glencore por 23.000 millones de dólares antes de que la empresa suiza optara en cambio por comprar simplemente el negocio de carbón y fabricación de acero de la empresa.

El gobierno federal aprobó el acuerdo de 6.900 millones de dólares el jueves, al tiempo que establecía nuevos criterios para futuros acuerdos mineros extranjeros.

Minerales críticos

Canadá y sus aliados occidentales se han mostrado cada vez más preocupados por asegurar los minerales críticos necesarios para bienes que van desde baterías de vehículos eléctricos hasta productos electrónicos, lo que los ha impulsado a impulsar el desarrollo de cadenas de suministro para aflojar el dominio global de China sobre la industria.

“Este alto nivel refleja la importancia estratégica del sector de minerales críticos de Canadá y lo importante que es que tomemos medidas decisivas para protegerlo”, dijo Champagne en un comunicado. La lista de 34 minerales críticos del gobierno incluye cobre, zinc, potasa y uranio.

Un portavoz del gobierno se negó a hacer más comentarios sobre lo que podrían constituir circunstancias excepcionales para las transacciones. La Asociación Minera de Canadá se negó a hacer comentarios sobre la nueva directiva.

Las adquisiciones extranjeras de compañías mineras han sido un tema delicado en Canadá desde que una ola de acuerdos hace 18 años eliminó a algunos de los actores más importantes del país, entre ellos la minera de níquel Inco Ltd. y el productor de aluminio Alcan Inc.

Cuando BHP propuso una adquisición de Potash Corp. de Saskatchewan Inc. en 2010, el gobierno del entonces primer ministro Stephen Harper bloqueó el acuerdo con el argumento de que no sería de “beneficio neto” para el país.

Teck es uno de los pocos grandes productores canadienses de metales que sobrevivió a una ola de adquisiciones de la industria, a pesar de que ha sido codiciada durante mucho tiempo por competidores extranjeros por sus activos de cobre y zinc repartidos por todo el continente americano.

Se espera que la empresa con sede en Vancouver se convierta en un objetivo de adquisición cuando el fundador y principal inversor Norman Keevil ceda el control de la empresa en los próximos años.

“Básicamente, le están diciendo a Glencore que no se moleste en volver a buscar la otra mitad de Teck”, dijo el financista minero canadiense Pierre Lassonde, quien lanzó una oferta competitiva por los activos de carbón de Teck el año pasado.

“Me parece que Ottawa está preparada para aislar la industria canadiense de metales críticos con esta nueva directiva”.

Bloomberg informó anteriormente que Rio Tinto había considerado en el pasado a la minera de cobre canadiense First Quantum Minerals Ltd., entre otros posibles acuerdos, aunque el director ejecutivo de Rio, Jakob Stausholm, hasta ahora había rechazado la idea.

Otras grandes mineras canadienses son el productor de fertilizantes Nutrien Ltd. y el gigante del uranio Cameco Corp., además de Ivanhoe Mines Ltd., que tiene grandes operaciones de cobre y zinc en la República Democrática del Congo.

Las nuevas directivas van más allá de la ofensiva contra las adquisiciones extranjeras de entidades estatales que comenzó en octubre de 2022.

El ministerio de Champagne ha frustrado varios intentos recientes de empresas chinas de incursionar en el sector de minerales críticos de Canadá mediante adquisiciones o inversiones importantes. Pero los comentarios del jueves indican que el gobierno federal desconfía de las adquisiciones extranjeras incluso de empresas de países amigos.

 La ofensiva de Canadá también podría restringir el acceso al capital para las empresas que dependen de la inversión extranjera para financiar proyectos de exploración y minería.

 El gobierno está “limitando” la financiación a la industria con sus “declaraciones más agresivas”, dijo Shane Nagle, analista de metales y minería del Banco Nacional de Canadá. “Si eso va a ser difícil de hacer, simplemente buscarán en otra parte”.

Minería & Desarrollo

Deja una respuesta