Minería

El gobierno de San Juan quiere mejorar los mecanismos de evaluación ambiental minera

Comisión Evaluadora Multidisciplinaria Ambiental Minera (CEMAM) analiza los proyectos mineros de la provincia.

Trabaja en un proyecto que busca hacer más eficientes las evaluaciones ambientales y dotar de mayor rigor científico a los estudios sin perder profesionalismo, transparencia y participación ciudadana en estudios que sean más acotados en el tiempo y en sintonía con lo que otros países mineros están abordando.

Así lo adelantó el ministro de Minería, Juan Pablo Perea, a Minería & Desarrollo. Señaló que desde hace un tiempo vienen trabajando en cuatro proyectos que han sido depurados y quedaron en dos que, luego de más precisiones, quedará en uno. El titular de la cartera minera indicó que podría haber una definición sobre estas modificaciones antes de que termine el primer semestre del año.

Lo que se busca es dotar de mayor credibilidad al trabajo que hoy desarrollan 15 instituciones en la Comisión Interdisciplinaria de Evaluación Ambiental Minera.

Aunque el ministro no dio mayores precisiones de los proyectos en los que está trabajando su área, desde Minería & Desarrollo deseamos sugerir algunos puntos que a nuestro criterio debería introducir esas mejoras que optimicen los procesos, entregue garantías a la comunidad y a las empresas que invierten millones de dólares en proyectos y áreas que impulsa el Estado.

Los problemas que se deben encarar la actualización:

1.- Minería e incertidumbre ciudadana

La minería produce incertidumbre sobre la calidad y cantidad del consumo de agua entre los pobladores cercanos a los proyectos mineros y afecta así su acceso al recurso.

La desconfianza sobre la calidad hídrica se manifiesta en un aumento en los conflictos socioambientales y en una pérdida de legitimidad de las capacidades estatales de fiscalización ambiental.

2.- Controles ambientales

Los Estados multiplican la cantidad de controles ambientales y complejizan las instituciones responsables de los monitoreos hídricos. Sin embargo, tales esfuerzos resultan inconducentes para atender la problemática, en tanto se desatiende uno de los reclamos centrales de la población local que es la falta de acceso a los derechos ambientales (información, participación y acceso a la justicia).

3.-Presupuesto para los controles

En un escenario de fuerte preocupación social por la cuestión ambiental, es clave que el Estado optimice sus procesos de control ambiental minero y garantice el cumplimiento de derechos ambientales para la ciudadanía.

  • Delimitar las responsabilidades de evaluación de cada una de las instituciones que participan en la comisión según su campo de conocimiento.
  • Establecer pautas y ordenamientos precisos respecto de cuáles son los aspectos que debe evaluar cada institución.
  • Si bien diferentes instituciones pueden evaluar interdisciplinariamente aspectos en común, es clave que se establezcan prioridades de evaluación y áreas a ser evaluada según conocimientos disponibles en cada institución.
  • Reestablecer las pautas que deben seguir las presentaciones corporativas para los Informes de Impacto Ambiental limitando su extensión.
  • Remunerar o reconocer con incentivos profesionales a los miembros de las diferentes instituciones que participan en la comisión evaluadora. Si no existe algún tipo de incentivo es muy difícil garantizar la participación activa de los miembros, la cual resulta fundamental para su funcionamiento.
  • Establecer una memoria institucional sobre las tareas realizadas por la comisión que sea de acceso público.
  • Transparentar los mecanismos de evaluación ambiental minera.
  • A través del portal web del Ministerio de Minería es clave que se informe y clarifique cuáles son los mecanismos que existen para evaluar ambientalmente un proyecto minero, cuáles son las instituciones intervinientes; cuáles son los procedimientos y cualquier otra información que pueda contribuir a clarificar la dinámica de evaluación para la ciudadanía.
  • Ampliar los mecanismos de participación ciudadana.
  • Es clave que se incorporen modalidades de participación ciudadana respecto de la cuestión minera: audiencias populares, plebiscitos, o consultas libres, previas e informadas. Independientemente de la modalidad que elija el Estado para alentar la participación es clave que en estas instancias la ciudadanía tenga no sólo espacio para deliberar sino también para decidir.

 

Minería & Desarrollo

Deja una respuesta