Minería

Polémica en Europa porque Noruega aprobó la minería submarina en aguas del Ártico

Noruega es el país europeo que mayor cantidad de autos eléctricos tiene. Eso lo obliga a buscar en forma permanente muchos minerales críticos para su fabricación

El Parlamento de Noruega (Storting) aprobado la exploración y explotación comercial de la minería submarina en aguas del océano Ártico a pesar de la presión ejercida por organizaciones ecologistas y asociaciones de pescadores.

La votación, que salió adelante después de que se alcanzase un acuerdo entre varios partidos en diciembre, obedece a la creciente demanda de materiales críticos para la producción de baterías de coches eléctricos.

Este tipo de minería es polémica por el impacto negativo que podría tener sobre los ecosistemas submarinos.

“Es un enorme paso en la dirección equivocada”, avisó el líder de Greenpeace Noruega, Frode Pleym, en declaraciones para la CNN.

Entre los recursos presentes en la plataforma continental del país nórdico habría elementos muy cotizados, como el zinc o el cobalto, según reveló un informe gubernamental el pasado junio.

El Gobierno de la nación escandinava -integrado por el Partido Laborista (socialdemócrata) y el Partido de Centro (centro izquierda)- ha defendido la extracción de estos minerales como una oportunidad económica, aunque ha subrayado que “solo se permitirá si la industria puede demostrar que se puede hacer de forma sostenible y responsable”.

Noruega es el país con mayor porcentaje de ventas de vehículo eléctricos del mundo. Ya en 2022 prácticamente el 80% de los vehículos vendidos en el país fue eléctrico y todas las fuentes consultadas apuntan a que las cifras de este 2023 que acaba de concluir, aún provisionales, serán muy similares.

Todo ello, aunque el Gobierno de la nación ha eliminado algunos de los incentivos con los que estaba impulsando la adquisición de vehículos eléctricos y ha introducido impuestos que gravan su compra en algunos casos.

Hasta el año pasado los coches eléctricos estaban exentos de IVA (a partir de 2023 han empezado a pagarlo, y estamos hablando de un 25%, que es el IVA noruego) y, además, el Ejecutivo ha ideado un impuesto para gravar el peso de los vehículos, so pretexto de que el consumo de energía de un vehículo más pesado es mayor que el de un vehículo más ligero. Y ahí pierde el vehículo eléctrico, lastrado (y nunca mejor dicho) por el peso, significativo, de sus baterías.

Pues bien, a pesar de todo, a mediados de curso (al final del primer trimestre del 23), las ventas de vehículos eléctricos seguían siendo extraordinarias en el país (aproximadamente el 80%).

Así, Noruega es ahora mismo el país con mayor número de vehículos eléctricos per cápita (el país tiene algo menos de cinco millones y medio de habitantes y su parque móvil cuenta con más de medio millón de vehículos eléctricos).

Noruega planea prohibir la venta de automóviles con motor de combustión interna, híbridos e híbridos enchufables incluidos, a partir del año 2025.

Minería & Desarrollo | Agencias

Deja una respuesta