Suscriptor

Argentina tiene incentivos para la inversión en litio, dijo Hensel en una conferencia con mercados internacionales.

Argentina espera catapultar la producción anual de carbonato de litio a más de 230.000 toneladas para fines de 2022 desde las actuales 40.000 toneladas anuales.

El aumento de cinco veces aumentaría el valor de las exportaciones de litio de Argentina a más de $ 1 mil millones, desde solo $ 190 millones el año pasado, según el secretario de minería de Argentina, Alberto Hensel.

La ambiciosa estimación depende de una inversión de mil millones de dólares durante los próximos tres años, dijo Hensel.

Recién salido de otra reestructuración de la deuda soberana, el gobierno argentino ha establecido una mesa redonda encargada de elaborar un plan minero a 30 años.

“Argentina necesita fortalecer proyectos que conduzcan a exportaciones, y la minería es parte de esa solución”, dijo el ministro de Planificación, Matías Kulfas.

Hensel prometió que el gobierno analizaría los incentivos a la inversión, incluida una posible exención para la repatriación de ganancias. “Debemos garantizar que las empresas tengan acceso a los ingresos por exportaciones”, dijo.

También sugirió que Argentina podría imponer un sistema de impuestos a la exportación “progresivos” para cobrar tasas más bajas al comienzo de un nuevo desarrollo para garantizar que las empresas puedan obtener un retorno de su inversión inicial más rápidamente.

Actualmente, el litio paga un impuesto a la exportación del 8%. Argentina, que se encuentra entre los cuatro principales productores de litio del mundo junto con Australia, Chile y China.

Argentina esperaba que el sector minero creciera exponencialmente este año, pero las condiciones macroeconómicas sombrías y las restricciones pandémicas frustraron las expectativas.

Las exportaciones mineras, que incluyen litio, oro y plata, disminuirán en un 25 por ciento este año y probablemente terminarán el año en alrededor de $ 2.4 mil millones, dijo Hensel, mientras que las inversiones en el sector caerán de $ 240 millones el año pasado a alrededor de $ 160 millones en 2020.

Argentina tiene la tercera reserva de litio más grande del mundo y está ubicada en el “triángulo del litio” que también incluye a Bolivia y Chile.

Dos desarrollos de litio están en producción y otros dos están en construcción. Otros 10 están siendo sometidos a una evaluación económica preliminar. Si todos los proyectos avanzan, implicaría una inversión total de 5.400 millones de dólares.

La estadounidense Livent opera la mina Fenix en el norte de Catamarca con una capacidad actual de 22.500 t / año de carbonato de litio equivalente (LCE). La mina está experimentando una expansión a 28.500 t / año LCE en 2021. La australiana Orocobre opera una empresa conjunta de 17.500 t / año con la japonesa Toyota Tsusho y la provincial Jujuy Energía y Minería Sociedad del Estado (JEMSE) en la provincia norteña de Jujuy, con un plan para aumentar la capacidad a 42.500 t / año el próximo año.

Minera Exar, una empresa conjunta entre Litium Americas y Ganfeng Lithium, está desarrollando actualmente una mina Jujuy separada con una capacidad proyectada de 50.000 t / año de LCE, mientras que la australiana Rincón tiene como objetivo un proyecto de 50.000 t / año en la provincia norteña de Salta, según Argentina. datos gubernamentales. Por Daniel Poli

Deja una respuesta